Copyright 2018 - Vehículos nuevos y de ocasión. Taller de reparación.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Debe saber que es posible eliminar las cookies o impedir que se registre esta información en su equipo en cualquier momento mediante la modificación de los parámetros de configuración de su navegador:

  • Google Chrome: Herramientas → Configuración → Mostrar configuración avanzada → configuración de contenido → Cookies → Bloquear los datos de sitios y las cookies de terceros
  • Mozilla Firefox: Herramientas → Opciones → Privacidad → Historial → Usar una configuración personalizada para el historial (desmarcar todas las casillas).
  • Internet Explorer: Herramientas → Seguridad → Eliminar el historial de exploración → Seleccionar Cookies y datos del sitio web→Eliminar.
  • Safari: Edición → Preferencias → Privacidad → Bloquear cookies (seleccionar “siempre”).
  • Opera 19: Menú → Configuración → Privacidad y seguridad → Sección Cookies ( seleccionar Bloquear cookies de terceros y datos de sitio).

Más info sobre cookies aquí

Las siglas GTI no necesitan presentación. Son uno de esos casos en los que la marca (en este caso, el nombre de una versión), ha trascendido al producto para convertirse en una categoría. Esas tres letras se asocian tanto a la deportividad que ya se llaman así modelos de altas prestaciones que no son ni Golf ni Volkswagen, que fueron quienes iniciaron este segmento.

La historia del mito comenzó con un acto de insubordinación. Un ingeniero de desarrollo de Wolfsburg preparó un Golf potenciado, por su cuenta, que comenzó a proporcionar excelentes resultados en las pruebas diarias: alcanzaba las zonas de conducción crítica con mayor facilidad, suministrando las respuestas de comportamiento de bastidor y de tren de rodaje de forma más rápida y drástica. El nuevo vehículo deportivo tenía un peso en vacío de sólo 800 kg, con una potencia de 110 CV. Esta relación requería un bastidor deportivo que tuviera suspensiones rígidas, pero que también ofreciera confort a los conductores. El Golf GTI aunó el equilibrio justo entre seguridad y confort.

 A pesar de la polémica suscitada por el reciente lanzamiento de una versión del Beetle de aspecto radical, el Consejo de Dirección de Volkswagen dio luz verde a este nuevo proyecto deportivo. Hasta entonces, sólo un reducido grupo de ingenieros de la marca tenía conocimientos del plan, debido a la discordia que generaba la aparición de un pequeño modelo tan agresivo. ¡El debate llegó incluso al Parlamento alemán!

Pero como la acogida de la gente al Beetle deportivo fue muy buena, Volkswagen consideró que podían seguir con el experimento. En el otoño de 1975, fue presentado por primera vez en el Salón del Automóvil de Frankfurt con su denominación definitiva: Golf GTI. Una abreviatura de “Gran Turismo de Inyección”. Sin embargo, las tres letras eran tan pegadizas que se convirtieron en una denominación por si mismas. Pensaron fabricar una serie especial de 5.000 unidades del nuevo prototipo Golf GTI. Sin embargo, sólo durante el primer año, los concesionarios vendieron una cantidad diez veces superior. No había duda: llegaba el momento de producirlo en serie. Hoy, ningún otro compacto deportivo del mundo disfruta de su éxito. Estas han sido todas sus versiones:

VW Golf GTI I (1976-1984)

Origen de la saga, en 1976 llega el primer VW Golf GTI. Con él, nace una nueva categoría automovilística: la de los pequeños y populares deportivos, hasta entonces modelos sólo funcionales. Mide sólo 3,70 metros de longitud y equipa un motor de 4 cilindros, 1,6 litros, inyección Bosch K-Jetronic y 110 CV de potencia. Aceleraba ya de 0 a 100 km/h en sólo 9,2 segundos y consumía de media 8 l/100 km. El cambio era manual de 4 velocidades y sus neumáticos, de medida 175/70 R13.

En 1979, el Golf GTI recibe su primer lavado de cara. Tres años después, monta un propulsor 1.8 y sube la potencia a 112 CV. En 1983 introduce la versión Pirelli-GTI, equipada con llantas especiales.

 VW Golf GTI II (1984-1991)

El Golf GTI se consagra ya en un mito, así que, en 1984, Volkswagen decide lanzar la segunda generación. Se estrena con el mismo motor 1.8 de 112 CV anterior, aunque meses más tarde introduce el catalizador y rebaja la potencia a 107 CV. Un año después adopta nuevos rasgos, como faros dobles y doble tubo de escape.

En 1986, llega el Golf GTI 16V. El motor 1.8 se potencia hasta los 139 CV (129 con catalizador). En 1990, aparece el Golf GTI G60, esta vez con 160 CV. La escalera GTI parece imparable y todos los fabricantes quieren imitar su producto.

 VW Golf GTI III (1991-1998)

Este nuevo GTI decepcionó a quienes venían de generaciones anteriores y nuevos rivales parecían ensombrecerle. Esta vez, adopta una motorización de dos litros, inyección Digifant y 115 CV, aunque valores de par superiores (16,9 mkg de cifra máxima). Pero el concepto había cambiado ya ligeramente: aunque el coche rendía realmente bien, ya no era ni tan pequeño, ni tan rápido. Volkswagen consideró que había llegado el momento de “aburguesar” al Golf para llegar a un público más amplio, haciéndolo más habitable, aún a riesgo de perder deportividad. Habrá críticos, pero las cifras de ventas demuestran una cosa: acertaron.

Sólo un año después, y en plenos Juegos Olímpicos de Barcelona, vuelve el Golf GTI 16V, ahora con 150 CV. En 1996, Volkswagen celebra su primer aniversario por todo lo alto: lanza la edición “20 años GTI” y, por primera vez, añade una versión GTI Diesel: un 1.9 TDI de 110 CV.

 VW Golf GTI IV (1998-2004)

En 1998 se estrena la cuarta generación. Es la era turbo y, Volkswagen, revoluciona el segmento con un GTI magnífico, de prestaciones estratosféricas. Aparecen los motores 1.8T y 2.3 V5, ambos con 150 CV, y el 1.9 TDI de 90 CV. Meses más tarde, el 2.3 sube a 170 CV y el 1.9 TDI se desdobla en variantes de 115, 130 y 150 CV (éste último ya en el año 2000).

En 2001, Volkswagen presenta el modelo “25 años GTI”, equipado con el motor 1.8T de 180 CV.

 VW Golf GTI V (2004-2008)

Esta entrega de la saga GTI, ya todo un fenómeno de masas, apostó decididamente por la tecnología para mejorar en todos los sentidos. Estrenó plataforma, motor TFSi de inyección directa y 200 CV de potencia, y cambio automático DSG de doble embrague y 6 velocidades… una máquina, vamos.

En 2006 y 2007, Volkswagen cerró la quinta generación con dos espectaculares ediciones especiales. La primera, GTI Edition 30, con el motor 2.0 potenciado hasta 230 CV. Misma mecánica que ofrece la segunda, Golf Pirelli-GTI, esta vez –y como 25 años antes- con neumáticos especiales.

VW Golf GTI VI (2008-2013)

Con el motor 2.0 TSI de 210 CV, el Golf GTI VI ganó en prestaciones. Acelera de 0 a 100 km/h en 6,9 segundos y alcanza una velocidad máxima de 240 km/h. Y todo, con un consumo medio de sólo 7,3 l/100 km, 0,7 litros menos al anterior GTI. Además, como pudimos comprobar en nuestra prueba, la facilidad de manejo que transmite y esa equilibrada deportividad son suficientes para rendir a cualquiera. También estrenó un diferencial electrónico de deslizamiento limitado, al que la marca denomina “XDS”, que mejora su capacidad de tracción. El equipamiento está también a la altura de lo que es, un mito.

 VW Golf GTI 7 (2013-2017)

Bajo su capó, cuenta con un motor TSI de gasolina de 2.0 litros de cilindrada y 220 CV de potencia. Pero eso no es todo, ya que, por primera vez en un GTI, Volkswagen ofrecerá una variante superior, la GTI Performance que incrementa la potencia hasta los 230 CV. El Volkswagen GTI VI contaba con 211 CV, así que la mejora es sustancial.

En cualquiera de las dos versiones el 2.0 TSI desarrolla 350 Nm de par máximo. Gracias a medidas como Start&Stop de serie, el modelo consigue un frugal consumo de sólo 6 litros (en ambas variantes), con unas emisiones de 139 gramos por kilómetro de CO2) con el cambio manual de seis velocidades. Supone una mejora en eficiencia de un 18% respecto a su predecesor. Con el cambio DSG de seis velocidades, el consumo aumenta hasta los 6,4 l/100 km (148 g/km de CO₂) en la versión GTI y hasta los 6,5 l/100 km en el GTI Performance (150 g/km de CO₂). Cumple  sin problemas la normativa Euro 6 de emisiones, que entrará en vigor en 2014. Sobre el papel, son cifras muy buenas, que no pondrán difícil a la gente elegir entre este Golf GTI y el Golf 7 GTD que conocíamos ayer.

Donde supera claramente al Golf diésel más potente es en el apartado de prestaciones. El Golf GTI acelera de 0 a 100 km/h en 6,5 segundos, mientras que el Golf GTI Performance para el crono en 6,4 segundos. El primero alcanza 246 km/h de velocidad máxima, mientras que la versión con el kit de potencia la tiene  limitada electrónicamente a 250 km/h.

 Fuente: Coches.com